Buenos días, amor.

desayuno_diamantes

Son las 5 y media y ya suena el despertador. Odio cuando ese despertador suena porque significa que tienes que irte. Odio cuando te vas por la mañana. ¡Pero si llevamos muy poco rato durmiendo! Y además haces todo lo posible porque me entere de que te vas. Enciendes la luz, abres y cierras los armarios, juegas con el agua, hablas sólo porque no encuentras las cosas. Siempre tan tú. Y yo, mientras, me hago una bolita en la cama, en trance, recogiendo el calor que has dejado de por la noche. Esperando el mejor momento de todo el día. Cuando me dices: ‘Buenos días, amor’.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Siempre existen Historias.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s