Buenos días, amor.

desayuno_diamantes

Son las 5 y media y ya suena el despertador. Odio cuando ese despertador suena porque significa que tienes que irte. Odio cuando te vas por la mañana. ¡Pero si llevamos muy poco rato durmiendo! Y además haces todo lo posible porque me entere de que te vas. Enciendes la luz, abres y cierras los armarios, juegas con el agua, hablas sólo porque no encuentras las cosas. Siempre tan tú. Y yo, mientras, me hago una bolita en la cama, en trance, recogiendo el calor que has dejado de por la noche. Esperando el mejor momento de todo el día. Cuando me dices: ‘Buenos días, amor’.

Anuncios
Publicado en Siempre existen Historias. | Deja un comentario

“Es que no lo busco”

219e874fca18d30a8afad736d2f7c499

Es que no lo busco”

Gritaba de pequeña cuando mi madre me mandaba a buscar algo.No era que no lo buscara,era que no lo encontraba. Pero confundía los términos. Yo quería decir que no lo encontraba y no entendía cuando mi madre tiernamente se echaba a reír al escuchar: “Es que no lo busco”

Hace ya muchos años de eso. Y hace mucho ya que aprendí la diferencia entre buscar y encontrar.

   Buscar. –  “intentar localizar o encontrar”. “Intentar conseguir algo”. 

Buscar las llaves de casa, la cartera, el lápiz de ojos, buscar en las cajas de invierno aquel jersey del año pasado, buscar una película que alguien te dejó para devolverla. Buscar entre la ropa, entre los zapatos rojos. Buscar en recuerdos. Buscar sensaciones. Buscar libertad.

f8b5ab3d08ba7592deb43c33e4868a3a

Encontrar.-  “Dar con una persona o cosa que se busca” . “Dar con una persona o cosa sin buscarla”, 

Así es. Muchas veces encuentras por sorpresa. Y muchas otras no encuentras aunque hayas buscado.

¡Y qué alegría cuando encuentras las llaves! ¡Qué alegría cuando ves aquel jersey! ¡Qué alegría cuando vuelves corriendo a la parada de autobús y allí sigue tu carpeta! ¡Qué alegría cuando te encuentras aquella amiga del cole que llevas tanto tiempo sin ver!

Pero buscar y no encontrar, no debería de existir. Debería de estar prohibido. Buscar las llaves en el bolso y que no estén. buscar aquellas cartas que necesitas tanto leer y que no las encuentres. Buscar una sensación y no hallarla. Buscar a alguien, mucho, todo el rato, y que no aparezca.
Es tan injusto.

Buscarte a ti mismo y no encontrarte. Qué tarea tan dificil. Y tan eterna.

ba5ae4c1d0c7abd848df6c98eb4e18b5

Hoy le diría a mi madre otra vez:

“Es que no lo busco”

 

Publicado en Siempre existen Historias. | 6 comentarios

Los números del tiempo

He pasado el día entero haciendo cálculos entorno a un número:  874. Ayer este número era el 714 y tanto hoy como ayer sigue siendo un enigma. He pensado que se trataba de días, de unos días concretos que en su total sumasen los días de una historia. Pero fracasé. El resultado no eran 874. También he restado, para ver si se trataba de horas perdidas pero tampoco los números que venían después del símbolo igual concordaban con esas horas. He calculado meses, minutos, segundos, he repasado una y otra vez la historia desde el principio hasta el final. Parándome en el medio, en el climax. Analizando paréntesis. Llenando mi libreta de garabatos ilegibles, divisiones con solo sentido para mi. Solo he llegado a un número del que estoy segura:Si tu dices que ‘descubriste 874 maneras de como no hacer una bombilla‘, serán entonces 125 maneras las que te queden para acertar y que esa bombilla se encienda. Hasta entonces, te estaré esperando.
image

Publicado en Siempre existen Historias. | Deja un comentario